Abdominoplastia: Una de las cirugías estéticas más demandadas

Cirugía de abdominoplastia tras secuela del embarazo
abdominoplastia_2016_b-media
Fotografías antes y después de una cirugía de abdominoplastia.
Fotografías antes y después de una cirugía de abdominoplastia tras el embarazo.

La abdominoplastia, o reducción del abdomen, es una de las operaciones estéticas más demandadas en el mundo, junto al aumento de pecho, la liposucción y la rinoplastia.

La zona del abdomen acumula grasa con facilidad, por eso, esta intervención es una de las más demandadas tras el embarazo o tras una gran pérdida de peso en personas con obesidad, cuando los cambios bruscos de peso hacen que la  piel del estómago se vuelva muy flácida y hace que la zona pueda verse deformada.

¿En qué consiste la operación de abdominoplastia?

La abdominoplastia consiste en retirar grasa y tejido de la zona del abdomen. En ocasiones, se acompaña de un estrechamiento de la pared abdominal mediante la plicatura de los músculos rectos del abdomen.

Antes de la intervención, se realiza un diagnóstico médico en el que se evalúa el caso. Este es el momento de intercambiar impresiones con el cirujano y consultar todas las dudas que puedan surgirte sobre el procedimiento.

En cuanto a la operación, como norma general, se sigue el siguiente procedimiento que, según la complejidad del caso, puede tener una duración de 2 a 4 horas:

  • Se realiza una incisión en la zona inferior del abdomen, que se prolonga hasta las caderas.
  • Se libera la piel abdominal y se realiza una tracción hacia abajo, para obtener la piel sobrante.
  • Se extirpa el exceso de piel y se realiza la sutura y el vendaje.

Durante las 48 horas posteriores a la operación de abdominoplastia, se permanece en observación y el equipo médico valorará la evolución.

Una vez finalizado este periodo de reposo, el cirujano te dará las indicaciones para el tratamiento postoperatorio de la abdominoplastia.

¿Qué riesgos tiene la cirugía de abdomen?

Como toda intervención quirúrgica, la abdominoplastia es una cirugía que entraña posibles riesgos, como el sangrado, el seroma, dificultades de cicatrización o infecciones.

Estos riesgos se minimizan acudiendo a cirujanos plásticos de contrastada solvencia, y que realicen la operación de abdomen en hospitales que cuenten con los recursos óptimos. La preparación del paciente y la correcta recuperación, en la que se sigan las recomendaciones médicas, son claves para obtener un resultado satisfactorio sin complicaciones.

Recuperación tras la abdominoplastia

La recuperación de la abdominoplastia no es inmediata y el paciente deberá guardar reposo relativo entre quince días y un mes.

El postoperatorio de esta intervención puede ser molesto los primeros días, ya que puede conllevar inflamación, moretones y dolor en la zona genital o en las piernas. También pueden producirse molestias en la espalda en personas propensas al dolor en esta zona o adormecimiento del área umbilical.

Es posible que, durante los seis meses posteriores a la abdominoplastia, las cicatrices se vean coloradas y prominentes. Con las recomendaciones médicas adecuadas, éstas desaparecen o se atenúan en la mayoría de los casos. Asimismo, la incisión en la abdominoplastia se realiza en zona no visible.

En todos estos casos, debes saber que se trata de reacciones normales tras la cirugía de abdominoplastia y se reduce en muy pocos días, por lo que no debes preocuparte.

Durante los 6 primeros meses, el abdomen irá recuperando su aspecto definitivo y en este periodo irás observando cambios. Si la abdominoplastia va acompañada de otra intervención, como una liposucción, debes saber que puede llegar a pasar un año hasta que obtengas la silueta definitiva.

Mientras tanto, para reducir las molestias de la abdominoplastia y asegurar que la recuperación es óptima, el médico prescribirá los analgésicos necesarios y te dará una serie de recomendaciones generales:

  • En ningún caso deberás retirar la faja de compresión postoperatoria antes de las indicaciones médicas.
  • Aunque no se recomienda realizar esfuerzos tras la abdominoplastia, el reposo es relativo y después del primer mes podrás volver a incorporarte a tu vida cotidiana. Podrás caminar sin problemas desde el primer día y realizar actividades suaves.
  • Es importante que cumplas las indicaciones posturales que marque el cirujano. A la hora de dormir, debes hacerlo boca arriba.
  • Se recomienda no realizar actividades deportivas de dos a tres meses después de la abdominoplastia
  • No debes tomar el sol o aplicar rayos UVA en la zona operada.
  • Los hábitos de alimentación también influyen en la recuperación de la abdominoplastia. Es importante hidratarse correctamente y consumir alimentos ricos en fibra.
  • La utilización de prendas de presoterapia, creadas específicamente para favorecer la recuperación postoperatoria.

En ocasiones (menos del 5% de los casos) se precisa una segunda cirugía de retoque para obtener la apariencia deseada o mejorar la cicatriz en caso de que la misma se ensanche. La abdominoplastia es una de las cirugías plásticas que más satisfacción produce en los pacientes.

Dr. Carlos Gullón Cabrero (Cirujano plástico y Socio director de FEMM)

¿Estás pensando en realizarte una abdominoplastia? Te animamos a consultar los casos clínicos reales de las cirugías de abdominoplastia realizadas en FEMM (Madrid) por sus cirujanos plásticos, todos miembros de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Puedes solicitarnos una cita diagnóstica a través del siguiente formulario o llamando al +34915756475.

© FEMM Cirugía y Medicina Estética

Artículos Relacionados

2 comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *