Seleccionar página

La alimentación abordada desde la Medicina Antiaging mejora la calidad de nuestra piel

17 Nov, 2020 | Blog, Medicina Antiaging, Recomendaciones FEMM

Inicio » Blog » La alimentación abordada desde la Medicina Antiaging mejora la calidad de nuestra piel

La Medicina Antiaging proporciona numerosos beneficios a nuestro organismo a todos los niveles, desde la calidad del sueño hasta la de la piel. En este post queremos hablarte precisamente de la piel, nuestra primera barrera de contacto con el mundo, y de cómo una alimentación bien pautada e individualizada desde un tratamiento Antiaging nos puede ayudar a cuidar nuestra piel desde dentro para que se vea de manera óptima por fuera.

Como nos recuerda el Dr. Joaquín Figueroa Alchapar, responsable de nuestra unidad de Medicina Antiaging, la piel nos salva de las agresiones externas y está continuamente sometida a daños de tipo mecánico, físico, químico y oxidativo, como resultado del proceso de respiración celular, el metabolismo o la exposición a los rayos ultravioleta.

Por eso, modificar el estilo de vida, comportamiento y alimentación de la persona puede suponer un cambio significativo en el aspecto saludable de la piel.

Nutrir nuestra piel adecuadamente nos permitirá mantenerla hidratada y retrasar la aparición de las arrugas

Si proporcionamos los nutrientes adecuados a nuestra piel, bien a través de la alimentación, bien a través de los nutricosméticos, conseguiremos mejorar su grado de hidratación, retrasar la manifestación de arrugas propias de la edad, prevenir los daños por exposición solar y contribuir a la belleza capilar.

¿Qué nutrientes necesita nuestra piel? Pues los mismos que el resto de nuestro organismo:

  • Macronutrientes: hidratos de carbono, proteínas y lípidos. Los necesitamos para cubrir las necesidades energéticas y estructurales.
  • Micronutrientes: vitaminas y minerales. Los necesitamos para contribuir a la proliferación celular y los mecanismos antioxidantes.

Este aporte de nutrientes, que debe ser adecuado tanto en calidad como en cantidad, llega a nuestra piel a través del sistema vascular, de tal forma que la hipodermis y la dermis los reciben directamente y desde ahí pasan a la epidermis (la capa más superficial).

¿Cómo benefician los macronutrientes a nuestra piel y en qué alimentos los encontramos?

Para mejorar la apariencia y elasticidad de la piel, los aminoácidos a partir de las proteínas de los alimentos son los que más nos ayudan. El colágeno, la principal proteína que forma la piel, se compone de tres aminoácidos: L-glicina, L-Prolina y L-Lisina, y este último (cuyo déficit se traduce en caída de cabello) necesariamente tiene que ser aportado a través de los alimentos. Otra proteína importante de la piel es la elastina, en cuya composición se encuentra el aminoácido L-Leucina. Algunos de los alimentos con alto contenido en proteína son los cacahuetes, las gambas, la soja o el salmón.

También son muy beneficiosos los alimentos que nos aporten ácidos grasos Omega 6 y Omega 3, pues favorecen el mantenimiento de los lípidos de la piel, necesarios en la función de barrera protectora: cuando estos lípidos son deficientes, aparecen diferentes dermatosis como el acné o la psoriasis. Los ácidos grasos Omega 6 y 3 los encontramos en alimentos como pescado y mariscos, nueces o aceite y semillas de linaza, entre otros.

Los hidratos de carbono, forman parte de la composición de las membranas celulares y contribuyen a la síntesis de ciertos anticuerpos (las inmunoglobulinas). El Dr. Figueroa señala que es conveniente evitar la ingesta excesiva, pues favorece la aparición de acné, arrugas y la atrofia cutánea. Entre los hidratos de carbono más populares están el arroz, avena, trigo (es mejor elegir la versión integral), manzanas, alubias negras o brócoli.

Las vitaminas y minerales participan en la regeneración de la piel

En cuanto a los micronutrientes, el déficit de vitaminas y minerales está asociado con alteraciones de la salud de nuestra piel, pues muchos de ellos participan en la regeneración cutánea y en la protección frente a los daños oxidativos.

Estas son las vitaminas que desempeñan un papel en la salud cutánea:

  • La vitamina A regula el contenido en sebo de la piel y el pH de la superficie cutánea.
  • La vitamina D ejerce efectos antiproliferativos e inmunorreguladores.
  • La vitamina E contribuye, junto con la vitamina C, a la neutralización directa de radicales libres.
  • La vitamina C participa en la síntesis de colágeno, su ausencia significa menor colágeno en la piel.
  • Las vitaminas B2 y B5 actúan como cofactores del metabolismo de los macronutrientes de los alimentos.
  • La vitamina B8 participa en la buena salud de la piel, pelo y uñas.
  • La vitamina B9 contribuye a la proliferación celular y renovación de la piel.

Si hablamos de minerales, el Dr. Figueroa señala que los que mayor implicación tienen en la salud de la piel son el Hierro, Selenio y Zinc.

  • El Hierro forma parte de la composición de la hemoglobina y su déficit se asocia a anemia ferropénica, que genera caída del cabello y fragilidad de uñas.
  • El Selenio forma parte de la composición de multitud de enzimas antioxidantes, y su déficit se traduce en menor capacidad antioxidante del organismo.
  • El Zinc tiene funciones antioxidantes directas y favorece la cicatrización de heridas. Su déficit se relaciona con piel seca, áspera y caída de cabello.

Son numerosos los alimentos que podríamos citar en este apartado de vitaminas y minerales, por eso hemos recogido este cuadro resumen con los más destacados.

tabla de vitaminas y alimentos
tabla de minerales y alimentos

Los carotenoides representan otro tipo de micronutriente, diferente a los minerales, y que tienen un efecto fotoprotector gracias a su capacidad para absorber la luz. Los podemos encontrar en zanahorias, mangos, tomates, ciruelas, mandarinas, batatas, espinacas, plátano o pimientos rojos.

Los probióticos y el agua también son nuestros aliados en el cuidado de la piel

Para finalizar con este post sobre alimentación y piel, mencionaremos los probióticos, esos microorganismos vivos que desempeñan funciones beneficiosas para el organismo, como mejorar la función digestiva o el estado anímico, entre otras. A nivel cutáneo, participan en la restauración de la barrera natural de la piel, reduciendo las pérdidas de agua de la epidermis y mejorando la apariencia estética. Los probióticos podemos encontrarlos en el yogurt, la kombucha, aceitunas y encurtidos, queso crudo o el kéfir, entre otros.

Y también mencionaremos el agua, fundamental para conseguir un cutis suave, terso y sin arrugas. La hidratación cutánea depende del mantenimiento de la reserva de agua en el estrato córneo de la piel (la parte más externa) y en la capa hidrolipídica de su superficie, por eso es importante que nos mantengamos hidratados bebiendo 1,5L de agua al día.

Aunque hemos indicado solo algunos de los alimentos que favorecen el cuidado de nuestra piel, también podemos encontrar todas estas proteínas, minerales, vitaminas… en suplementos alimenticios. Ahora bien, para conocer de manera específica cuáles son los que más nos benefician, el Dr. Figueroa insiste en que no hay nada como la prescripción de un facultativo especialista. Si esta prescripción se realiza dentro de un tratamiento de Medicina Antiaging, no estaremos solo hablando de mejorar la salud de la piel, sino de retrasar el proceso de envejecimiento de nuestro organismo.

Pide cita en el 915756475, por WhatsApp o a través de nuestro formulario