Tras el COVID-19, el protagonismo está en la mirada

Ahora que la mascarilla ha llegado para quedarse por un tiempo (en este post te contábamos cómo puedes proteger tu piel cuando la usas), los ojos se convierten en el centro de atención. Si ya de por sí era una parte del rostro de gran protagonismo, en estos días, con la mascarilla, se alzan como reyes indiscutibles a la hora de establecer conexión con quienes tenemos enfrente, de transmitir a través de la comunicación no verbal. Así que estamos en el momento perfecto para cuidarlos y mimarlos, así como la zona del entrecejo y la frente.

¿Cuáles son los mejores tratamientos para rejuvenecer la mirada?

Los tratamientos que nos permiten rejuvenecer la mirada, la zona de entrecejo y frente son la radiofrecuencia facial (INDIBA), la toxina botulínica (bótox), el ácido hialurónico, el generador de plasma PLEXR y la blefaroplastia.

Empecemos por el tratamiento más sencillo, aunque sencillez no implica menor resultado, pero sí mayor frecuencia en el tratamiento para conseguirlo. Hablamos de la radiofrecuencia facial Indiba, una opción con la que aumentaremos la firmeza y la tersura de nuestra piel, alrededor de ojos, en frente, entrecejo y resto de rostro y cuello. Como “plan de choque” para poner en marcha la regeneración celular, recomendamos diez sesiones, con una frecuencia semanal, al menos hasta la sexta cita, momento a partir del cual podrían ser sesiones quincenales hasta completar las 10.

Avanzamos hacia tratamientos de medicina estética y encontramos dos que son perfectos aliados para resaltar la mirada: toxina botulínica (bótox) y ácido hialurónico. Con el bótox conseguimos matizar las patas de gallo, las arrugas del entrecejo y de la frente, y su aplicación es prácticamente indolora (aquí puedes ver a uno de nuestros profesionales realizando en tratamiento).

Pero, además, proporciona excelentes resultados cuando lo utilizamos como tratamiento preventivo, pues al relajar los músculos faciales evita que estemos continuamente contrayéndolos, evitando que incidamos continuamente en las arrugas de expresión. Nuestra recomendación es que empieces a utilizarlo una o dos veces al año, para que esa función preventiva vaya haciendo camino.

Respecto al ácido hialurónico, su uso en ojeras nos permite rejuvenecer la zona de los ojos. Al rellenarlas, conseguimos eliminar el aspecto de cansancio y “ojos hundidos” que tanto envejecen nuestra mirada, pero de manera natural. Logramos un aspecto saludable y fresco. En FEMM, además, empleamos el ácido hialurónico de última generación, NEAUVIA (aquí tienes más información sobre este ácido hialurónico y sus ventajas). El efecto del ácido hialurónico puede durar hasta 8 meses.

¿Cómo eliminar el exceso de piel en el párpado?

Dos estupendas opciones para corregir flacidez y exceso de piel en los párpados son la beflaroplastia no ablativa con el generador de plasma PLEXR y la blefaroplastia quirúrgica. Con una u otra conseguiremos volver a tener un contorno de ojos joven.

La flacidez en párpado superior o inferior puede ser producto del paso de los años, aunque la genética de cada piel y su envejecimiento por causas externas como la exposición solar, la mala alimentación, el alcohol o el tabaco… pueden generar estas bolsas y pliegues en cualquier momento de la edad adulta.

Con el generador de plasma PLEXR retiramos el exceso de piel y las arrugas alrededor de los ojos en una intervención poco invasiva. El número de sesiones necesarias dependerá de la cantidad de piel que necesitamos eliminar; generalmente, con una es suficiente para conseguir el resultado esperado. En caso de ser necesarias dos o tres sesiones, se espacian entre uno y dos meses y el efecto dura años.

Para casos en los que existe una flacidez mayor, en los que el pliegue que se forma sobre el ojo es demasiado grande, necesitaremos una blefaroplastia quirúrgica. Esta cirugía la realizamos en el quirófano que tenemos en nuestra propia clínica, es una intervención ambulatoria en la que utilizamos anestesia local y sedación. Los resultados se pueden ver generalmente a los 15 días tras la operación, cuando la inflamación ha desaparecido, y son duraderos.

En resumen, son varias las técnicas que nos pueden ayudar a rejuvenecer y proporcionar un aspecto más saludable a nuestra mirada, y pueden utilizarse por separado o combinadas. Por ejemplo, blefaroplastia con PLEXR más bótox en entrecejo y frente puede proporcionar un resultado fantástico sin perder la naturalidad, que es uno de los objetivos que perseguimos siempre en FEMM.

Para saber cuál sería tu mejor opción, te recomendamos que pidas cita con uno de nuestros especialistas en medicina estética. Además, puedes acudir a FEMM con tranquilidad, pues contamos con todas las medidas de seguridad requeridas por las autoridades sanitarias frente a la COVID-19.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *