Seleccionar página
Inicio » Medicina Integrativa » Menopausia

Menopausia

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es el cese de la menstruación, marcando el final de la capacidad reproductora de la mujer.

Suele ocurrir entre los 45 y 55 años, consecuencia de la disminución de la función folicular ovárica que conlleva una disminución en la producción de estrógenos y progesterona.

Factores genéticos, raciales, Tabaquismo y embarazos previos pueden adelantar o retrasar la edad de inicio.

También puede ser inducida por causa quirúrgica (por la extirpación ovárica), o por causa farmacológica, como por el consumo de quimioterápicos o antiestrógenos (terapia hormonal en el cáncer de mama hormonodependiente).

¿Qué cambios produce la menopausia?

Los cambios y síntomas más comunes que puede experimentar la mujer durante la menopausia son:

  • Sofocos y sudores nocturnos, con enrojecimiento de la piel y sudoración profusa espontanea.
  • Taquicardias y palpitaciones.
  • Disminución de la libido, sequedad vaginal, dolor durante las relaciones sexuales.
  • Incontinencia urinaria e infecciones urinarias de repetición.
  • Insomnio de conciliación y despertares frecuentes.
  • Cambios en el estado de ánimo, depresión o ansiedad.
  • Aumento de peso por ralentización del metabolismo.
  • Aumento de los niveles de colesterol.
  • Osteopenia y osteoporosis.
  • Cefaleas y migrañas.
  • Caída del cabello y aumento del vello facial.

¿Cómo se pueden mejorar los síntomas de la menopausia?

Algunas de los hábitos que se pueden adquirir para mejorar los síntomas de la menopausia son:

  1. Usar ropa ligera, beber agua fría y mantener la habitación fresca.
  2. Evitar el tabaco, la cafeína y el alcohol.
  3. Practicar deporte.
  4. Cuidar la alimentación.

También existen terapias no farmacológicas que pueden ayudar a las mujeres con menopausia a sentirse mejor.

Medicina integrativa y menopausia

Las terapias integrativas como la acupuntura, terapia neural, la fitoterapia y la suplementación vitamínica pueden ayudar a disminuir los síntomas, tanto físicos como emocionales, que afectan de manera importante a la calidad de vida de la mujer.

La acupuntura y fitoterapia pueden ayudar a disminuir los sofocos y sudoración nocturna, el insomnio y los cambios emocionales como la irritabilidad, ansiedad y/o depresión.

También son terapias interesantes para evitar el aumento de peso.

La terapia neural, por su parte, puede ayudar a mitigar las cefaleas y migrañas, a mejorar el insomnio y la ansiedad y a disminuir la sequedad vaginal (mejorando la calidad de las relaciones sexuales), la incontinencia y las infecciones de orina de repetición.

Si a estas terapias le añadimos la suplementación vitamínica, lograremos fortalecer el sistema inmune de la mujer, reduciendo la probabilidad de infecciones y mejorando el prurito y sequedad de la piel.

¿Cómo se realiza el tratamiento con estas terapias?

Estas terapias pueden mantenerse en el tiempo o interrumpirse según el bienestar alcanzado por la mujer.

Equilibrando cuerpo y mente y regulando el sitema nervioso central ayudaremos a la mujer a restaurar su equilibrio y bienestar.

De esta manera, se puede disminuir o incluso evitar la toma de medicamentos y terapias hormonales sustitutivas que pueden llegar a ser perjudiciales y contraproducentes.

¿Qué alimentos son beneficiosos en la menopausia?

La clave, en general, es alimentarte con la proporción óptima y equilibrada de macronutrientes -proteínas, carbohidratos y grasas- que es diferente en cada organismo.

  • Para prevenir la pérdida de masa ósea y fortalecer los huesos es necesario consumir alimentos ricos en calcio, vitamina D, vitamina K y magnesio, como los lácteos, los pescados azules, las verduras de hoja verde o los frutos secos.
  • Para reducir los sofocos o la irritabilidad es conveniente incluir alimentos que contengan fitoestrógenos (sustancias vegetales que imitan la acción de los estrógenos, como la soja, las semillas de lino, las semillas de girasol, los guisantes o la alfalfa).
  • Para dormir mejor y fortalecer la memoria es recomendable consumir alimentos que contengan triptófano, un aminoácido que ayuda a segregar serotonina, una hormona que induce al sueño. Algunos alimentos ricos son las nueces, los plátanos, el regaliz seco o la leche.
  • Para favorecer la síntesis de progesterona, la hormona que regula la reteción de líquidos y activa el metabolismo, se recomienda tomar cacao por ser una buena fuente de magnesio; pescados azules ricos en omega 3, semillas ricas en vitamina E y frutas y verduras ricas en vitamina C, como limón, kiwi, pimiento, pomelo, naranja…
  • Para mejorar la metabolización de estrógenos, que facilitan la quema de grasa en el cuerpo, se recomienda incluir en la dieta crucíferas, como el brócoli, la coliflor o el repollo; pescados azules, alimentos probióticos, como yogur, kéfir, chucrut, kimchi o encurtidos; y alimentos ricos en resveratrol, como las uvas.

También recomendamos evitar alimentos como la sal, café, azúcar, alimentos procesados y ricos en grasas trans, y carnes rojas.

Con ello, ayudaremos a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como diabetes, hipertensión o colesterol alto.

Información elaborada por los Dres. Isabel Gómez y David Navas, especialistas en Medicina Integrativa.