Seleccionar página

Pecho Tuberoso

Remodela y mejora la forma de tu pecho.

Inicio » Cirugías de Pecho » Pecho Tuberoso

¿Qué es el pecho tuberoso?

El pecho tuberoso es llamado así por que presenta una forma atípica y peculiar, independientemente del tamaño que tenga la mama. Aunque puede mantener las funciones propias del pecho en la mujer (lactancia), esta peculiaridad hace que las pacientes que presentan esta malformación no estén contentas con su aspecto.

La denominación pecho tuberoso también es conocida como mama constricta o constreñida, pecho tubular o mama tuberosa.

Existen distintas clasificaciones médicas y grados de tuberosidad, en función de la deficiente falta de desarrollo de la mama, del retraimiento o no de la misma, del volumen y tamaño del pecho, y de las posibles desviaciones de la areola. Pero podemos afirmar que al menos una de cada tres mujeres presenta algún grado de pecho tuberoso.

¿En qué consiste la operación de mamas tuberosas?

La cirugía consiste en dar una nueva forma a la mama, remodelando el tejido glandular de la paciente, que se debe expandir para que la mama tome un aspecto más armónico. Normalmente la intervención conlleva un aumento mamario con prótesis que ayuda en gran medida a dar la forma deseada al pecho. En algunos casos, cuando el paciente cuenta con grasa suficiente en otras zonas de su cuerpo y cuando es factible obtener un buen resultado sin implantes, el doctor y el paciente pueden optar por hacer un lipofilling o lipotransferencia que complemente la intervención y aporte tejido en la reconstrucción del pecho.

Pueden cambiarse también ambas técnicas, asociando implantes mamarios y lipotransferencia.

¿Qué tipo de implantes mamarios se usan?

Cuando en la cirugía de pecho tuberoso se lleva a cabo una mamoplastia de aumento mediante prótesis, el cirujano debe evaluar el caso y los objetivos del paciente para seleccionar la mejor opción en cuanto a los implantes a usar. Las prótesis pueden clasificarse por diferentes aspectos:

  • Relleno: aunque existen prótesis de solución salinas, en FEMM usamos prótesis de gel de silicona cohesivo.
  • Forma: en FEMM utilizamos tanto los implantes anatómicos como los redondos. Creemos que es bueno utilizar los dos tipos de prótesis según el caso particular de cada paciente, ya que cada uno tiene una indicación específica.
  • Volumen: el volumen se adapta a las necesidades, características y objetivos de cada paciente. Normalmente el rango más habitual de volumen es 290 a 390 CC.
  • Textura: las prótesis pueden ser rugosas o lisas. En FEMM usamos de ambos tipos, aunque damos preferencia a las prótesis con un tipo de texturado muy fino (micro o nano texturado) para evitar las complicaciones asociadas a este aspecto.

¡Te animamos a ver a continuación algunas fotos de resultados reales realizados por nuestros cirujanos expertos!

Pecho tuberoso e hipoplasia de polos inferiores

Corrección de pecho tuberoso, hipoplasia de polos inferiores y asimetría mamaria mediante remodelación de los tejidos y uso de implantes anatómicos de 320 cc.

Mamas tuberosas y areolas prominentes

Cirugía en la que se corrige la forma de la mama tuberosa, la asimetría y las areolas prominentes. Se usan implantes anatómicos de 445 cc, así como técnica de remodelación de los tejidos del pecho.

Pecho tuberoso y asimetría mamaria

Mamoplastia para corregir la asimetría acusada entre ambos pechos, así como la forma tuberosa o costreñida, como también se le conoce. Se emplean prótesis anatómicas de 370 cc y se corrige la posición y tamaño de ambas areolas.

Tu operación paso a paso: nuestro método

1. Cita diagnóstica

1. ¡Bienvenido a FEMM! A tu llegada a la clínica, nuestras compañeras de atención al paciente te darán información acerca de la ley de protección de datos y firmarás el consentimiento.

2. Pasarás a la consulta con tu cirujano plástico, que completará tu historia clínica con antecedentes personales y familiares (especial importancia a cáncer de mama por parte de familia materna), así como cuestiones relativas a tu estado de salud. Es importante que le digas si padeces alguna enfermedad importante; si fumas; si tomas alguna medicación; o si tienes alergia a algún medicamento o producto.  Debes preguntarle todo aquello que dudes. Si te has hecho alguna prueba de imagen recientemente (ecografía, mamografía o resonancia), coméntale los resultados al doctor.

3. Se llevará a cabo una exploración física del pecho, tomando algunas medidas del tórax, ubicación del CAP (complejo areola pezón) y evaluando de manera detallada la forma de tu pecho.

4. En caso de que sea necesario el uso de implantes, tu cirujano llevará a cabo una prueba de volumen con unos probadores para saber con más exactitud tus objetivos en este aspecto.

5. Una vez hecha la exploración física y completada la historia clínica, tu cirujano te explicará la técnica más adecuada a tus necesidades y objetivos, qué tipo de anestesia se empleará y dónde se realizará tu cirugía. Si es necesario el uso de prótesis mamaria, te explicará qué tipo de implantes y volumen usará.

6. Asimismo, verás fotos de antes y después; casos de otros pacientes que puedan ser similares al tuyo para hablar de los resultados y las expectativas realistas que debes tener.

7. Tras la consulta diagnóstica, nuestras coordinadoras de cirugía te informarán sobre el presupuesto, la forma de pago y las posibilidades de financiación. Asimismo, te indicarán los pasos a seguir en la programación de tu cirugía.

Recomendación FEMM: es muy importante que sea el cirujano plástico que llevará a cabo tu intervención quien valore el caso y te explique toda la información médica relativa al mismo. 

2. Planificación de la intervención (periodo preoperatorio)

Una vez hayas decidido llevar a cabo tu cirugía de pecho tuberoso en FEMM, deberás seguir estos pasos:

1. Elección de fecha de quirófano: acordaremos una fecha para tu intervención, considerando tanto tu disponibilidad como la nuestra.

2. Pruebas preoperatorias: con el volante que te hemos dado en la cita diagnóstica, deberás realizarte las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre.
  • Electrocardiograma.
  • Radiografía de tórax (sólo en los casos en los que el doctor considere oportuno).
  • Ecografia mamaria o mamografia cuando el cirujano lo considere.

3. Tendrás una segunda consulta con tu cirujano:

  • Es muy importante que acudas a esta cita habiendo pensado todas las dudas que quieras resolver antes de tu intervención.
  • Tu cirujano repasará contigo el plan quirúrgico y se ultimarán todos los detalles.
  • Se firmarán los consentimientos informados, los cuales son fundamentales y necesarios al tratarse de un acto médico.
  • Te indicaremos qué cuidados especiales son necesarios y te entregaremos las recomendaciones preoperatorias (preparación previa, alimentación y administración o supresión de medicamentos).
3. La operación

1. Ingreso hospitalario: ingresarás el mismo día de tu intervención a la hora que te hayamos indicado. Una compañera de nuestro equipo te estará esperando en el hospital para acompañarte en el proceso.

Debes recordar: los hospitales colaboradores de FEMM, donde se llevan a cabo las intervenciones, son centros con los mejores medios humanos y tecnológicos (UVI, Sala de Recuperación Postoperatoria…) para atender a nuestros pacientes en cada una de sus necesidades garantizando una mayor seguridad y una excelente calidad asistencial.

2. Intervención: en el quirófano te estará esperando tu cirujano, el anestesista y el equipo de enfermería. Antes de comenzar con la anestesia verás a tu cirujano para:

  • Plantear el diseño de la cirugía.
  • Hacer fotos preoperatorias.

3. Anestesia: el anestesiólogo te cogerá una vía para poder llevar a cabo la anestesia. En este punto también queremos señalar otro de nuestros estándares de calidad: tendrás durante toda la operación un estricto control del anestesista en el quirófano.

4. Una vez estés anestesiado, tu cirujano realizará las incisiones siguiendo un patrón que ha dibujado previamente con unas medidas concretas. A continuación, remodelará el tejido (glándula, grasa y piel) para dejarlo en la posición deseada, suturando después por planos. Si tu cirugía requiere el uso de prótesis, la intervención comenzará con la implantación de las mismas para adaptar todo el tejido a los nuevos volúmenes. Esta parte de la cirugía la hacemos habitualmente accediendo en cada pecho por el surco submamario para luego realizar el bolsillo a medida donde irá el implante. También puede plantearse la incisión por la areola, que nos sirve para disminuir el diámetro de la misma cuando se encuentra dilatada. En los casos en los que el pezon es grande, el mismo también puede reducirse de tamaño. 

Normalmente las prótesis se ubican por detrás del músculo pectoral (retropectoral) para aportar mayor estabilidad y naturalidad.

5. Concluida la intervención, pasarás a una sala de despertar o reanimación, donde se vigilarán tus constantes hasta que estés en plenas condiciones para subir a planta con tus familiares.

4. El postoperatorio

1. Saldrás del quirófano con un vendaje en el pecho y con un sistema de drenaje para evitar que se acumule exudado o sangre, que tu cirujano te retirará un día después. En algunas ocasiones no es necesario este sistema de drenaje; será tu doctor quien lo valore en función de cómo haya transcurrido la intervención.

2. Generalmente nos gusta dejar hospitalizadas durante una noche a las pacientes operadas de mamas tuberosas. Así controlamos que todo transcurre con normalidad en el post operatorio inmediato y tú te sientes más cómoda, estando vigilada.

3. Te daremos el alta con un informe médico que especificará la medicación y las recomendaciones postoperatorias para aliviar las molestias y evitar infecciones.

4. Concluida tu estancia hospitalaria, en las semanas siguientes deberás:

  • Dormir boca arriba y algo incorporada.
  • Es importante saber que durante los dos o tres primeros días la inflamación de las mamas hará que tus molestias sean más importantes, debiendo mantener tus brazos en reposo.
  • Debes dejar los codos pegados al cuerpo, especialmente si tu intervención ha sido con prótesis. Te recomendamos, no obstante, mover la espalda y hombros muy suavemente con movimientos circulares e intentar tocar la oreja con el hombro, a fin de evitar dolores de espalda.
  • No fumar o, como mínimo, reducir considerablemente el número de cigarrillos.
  • Evitar esfuerzos físicos. Durante las tres primeras semanas evita los esfuerzos físicos y situaciones de riesgo.
  • Debes caminar desde el primer día para favorecer el drenaje linfático para que la inflamación se resuelva lo más rápido posible.
  • Mantener el vendaje sin retirarlo en ningún momento hasta la primera revisión post operatoria.

5. La operación de pecho tuberoso no conlleva un proceso muy doloroso. Las molestias serán por la hinchazón y la sensación de tensión iniciales. Puedes notar pinchazos en el músculo, sensación de presión y dolor de espalda por la inflamación y/o prótesis. Todos estos síntomas irán remitiendo con el paso de los días con ayuda de la medicación analgésica.

6. Te recomendamos que, bajo la autorización previa de tu cirujano plástico, sigas nuestro protocolo de recuperación rápido con INDIBA Deep Care ® para disminuir más deprisa el posible edema.

7. En consulta recibirás un kit para el cuidado de tu piel y de tu cicatriz que te enseñaremos a usar en el momento adecuado.

5. Las revisiones

En FEMM nos comprometemos a realizar las revisiones post-quirúrgicas necesarias para que tengas una correcta recuperación y seguimiento. El número de revisiones del primer año posterior a la operación suele estar en torno a 8. No obstante, sabemos que cada caso puede requerir protocolos diferentes, por lo que tu cirujano los adaptará a tus necesidades específicas.

Lo que debes saber

Conoce la información clave de pecho tuberoso

1. Duración de la intervención: 2 – 4 horas.
2. Tipo de anestesia: general.
3. Hospitalización: 24 horas.
4. Resultados: a partir de la tercer semana.
5. Recuperación laboral y social: 2 semanas.
6. Recuperación definitiva: 3 meses.
7. Nivel de molestias: medio, controlado con analgésicos.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Qué pasa con los embarazos y la lactancia?

Después de una cirugía de corrección de pecho tuberoso podrás quedarte embarazada sin ningún problema. Es posible que el resultado sufra alguna alteración si el embarazo implica un cambio importante en tu glándula mamaria.
Respecto a la lactancia, debido al proceso de tallado de la glándula mamaria para mejorar la forma del pecho, la posibilidad de dar lactancia puede verse reducida.

¿Puedo hacer deporte después de operarme de mamas tuberosas?

Sí. Podrás hacer deporte con normalidad a partir del segundo o tercer mes. En los primeros días puedes pasear y progresivamente puedes hacer ejercicio de piernas y tronco. Si se han empleado prótesis, debes tener especial cuidado con los deportes de impacto como correr o aquellos en los que se use mucho el pectoral (natación, padel, voleybol, alterofilia, etc). Si eres deportista de alto rendimiento, comenta con tu cirujano para planificar correctamente la intervención (tipo de prótesis, ubicación del implante, etc.).

¿Se pierde sensibilidad tras la intervención de pecho tuberoso?

Lo normal es que preserves toda la sensibilidad, aunque en ocasiones puede verse afectada en las primeras semanas del post operatorio. Las zonas más frecuentes donde puede darse pérdida o exceso de sensibilidad son la areola y/o pezón y el polo inferior de la mama. Estas alteraciones, aunque raro, pueden continuar pasado más tiempo de la intervención.

¿Podré hacerme mamografías y serán igual de fiables?

Sí, podrás seguir haciéndote las pruebas de imagen que tu ginecólogo te recomiende. Siempre indica que estás operada para que los técnicos y médicos tengas la información previamente.

Si me han puesto implantes mamarios, ¿Cuánto tiempo me durarán?

Hoy en día no hay una recomendación de llevar a cabo una sustitución de implantes en un tiempo determinado. Únicamente se deben cambiar las prótesis si hay una complicación asociada a las mismas (rotura, contractura capsular y seroma son las complicaciones más habituales) o si el paciente desea hacer un recambio por razones estéticas.  En FEMM recomendamos hacer controles anuales para vigilar el estado de los implantes.

¿Puedo combinar esta cirugía con otra intervención?

Por supuesto. De hecho suele ser frecuente combinar esta intervención con otras cirugías como puede ser la liposucción.

¿Qué riesgos tiene la cirugía de pecho tuberoso?

Algunos efectos secundarios y riesgos posibles, pero poco probables, son:

  • Sangrado.
  • Infección.
  • Inflamación y/o hematomas.
  • Mala cicatrización.
  • Pérdida de sensibilidad.
  • Asimetría.
  • Dolor y/o hinchazón.

¿Cómo evitar los riesgos?

1. Siguiendo las recomendaciones post operatorias de manera estricta (uso de sujetador, toma de medicación, reposo, etc.).

2. Eligiendo profesionales cualificados y experimentados, cuyas técnicas y protocolos sean los más adecuados. Entre las medidas profilácticas que empleamos en FEMM se encuentran:

a. Para evitar los riesgos asociados a la anestesia, es fundamental garantizar un estricto control del anestesista durante toda la intervención. Esto quiere decir que el anestesista esté única y exclusivamente para ti.

b. Con el fin de mejorar la cicatrización, en nuestras cirugías aplicamos factores de crecimiento (PRP) y damos a nuestros pacientes un kit para el cuidado en casa que incluye unas tiras de silicona y rosa de mosqueta.

¿Qué es el doble surco o doble burbuja? ¿Cómo se trata?

La doble burbuja es una deformidad que puede darse tras una intervención en la que se empleen prótesis; en concreto es más probable en pacientes con mama tuberosa que tienen el polo inferior muy corto y durante la intervención el cirujano debe definir un nuevo surco.
Esta alteración consiste en la aparición de dos surcos submamarios, uno por encima de otro, en diferentes niveles de la parte inferior del pecho. Para evitar que aparezca, el cirujano debe remodelar bien el tejido y elegir la mejor posición y plano del implante para intentar eliminar el surco previo. En ocasiones las maniobras empleadas durante la intervención no son suficientes y en el post operatorio el surco anterior cobra memoria y reaparece. En tal caso, suelen usarse técnicas de lipotransferencia para corregir la alteración. Si esto es insuficiente, el caso es severo, o el paciente no tiene suficiente grasa, el cirujano podrá plantear una segunda intervención en la que se remodele el tejido y se recoloque nuevamente el implante.

Nuestro equipo médico especializado en pecho tuberoso

Dr. Eduardo Avilés Martín

Dr. Eduardo Avilés Martín

Cirujano Plástico

Dr. Jesús Olivas Menayo

Dr. Jesús Olivas Menayo

Cirujano Plástico

Dr. Carlos Gullón Cabrero

Dr. Carlos Gullón Cabrero

Cirujano Plástico – Director Médico

Dr. Ramón Calderón Nájera

Dr. Ramón Calderón Nájera

Cirujano Plástico – Director Médico

Artículos relacionados

Estética y low cost

La cirugía estética low cost es un riesgo para los pacientes. Disminuye la calidad, la seguridad médica y la profesionalidad

Premio Top Doctors

Uno de los socios fundadores de Clínica FEMM, el Dr. Ramón Calderón, ha sido galardonado en los VI Top Doctors Awards a la Excelencia Médica en la especialidad de Cirugía plástica.

Reforzamos el área de cirugía reparadora

El Dr. Jesús Olivas-Menayo está especializado en cirugía reparadora del pecho y rejuvenecimiento….

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía plástica?

La revista Capital entrevista al Dr. Carlos Gullón, que incide en la importancia de elegir un lugar y cirujano de referencia si quieres realizarte una cirugía estética y la trayectoria de Clínica FEMM.

Pedir Cita: 915 756 475 o deja tu teléfono AQUI y nosotros nos comunicamos