FEMM Cirugía y Medicina Estética
Lupa
91 575 64 75

LLÁMANOS

91 575 64 75

/ / Pecho tuberoso

< Volver

Pecho tuberoso · Mama constreñida

El pecho tuberoso es así llamado por su atípica y peculiar forma, independientemente del tamaño que tenga la mama. Aunque mantiene las funciones propias del pecho en la mujer (lactancia), esta peculiaridad hace que las pacientes que presentan esta malformación no estén contentas con su aspecto. La denominación pecho tuberoso también es conocida como mama constricta o constreñida, pecho tubular o mama tuberosa.

Existen distintas clasificaciones médicas y grados de tuberosidad, en función de la deficiente falta de desarrollo de la mama; del retraimiento o no de la misma; del volumen y tamaño del pecho; y de las posibles desviaciones de la areola. Pero podemos afirmar que, al menos una de cada tres mujeres presentan algún grado de pecho tuberoso.

La operación de pecho tuberoso, que en muchas ocasiones se realiza combinada con otras cirugías del pecho (Aumento de pecho; Mastopexia), es uno de los procedimientos de cirugía estética más agradecidos por las pacientes que se someten a estas intervenciones.

Pecho tuberoso · Cita Diagnóstica

En la primera consulta, recibirá información sobre la intervención, y el cirujano realizará la historia clínica. En las consultas previas a la intervención de pecho tuberoso es necesaria la exploración mamaria, la medición de ciertos parámetros y del estado general de salud, y la realización de fotografías.

La exploración mamaria junto con la edad y los antecedentes servirán para solicitar otras pruebas complementarias (analíticas, electrocardiograma, ecografía, mamografía, etc.) antes de la operación. Las mediciones ayudarán para decidir la técnica a emplear y las fotografías servirán para evaluar el resultado. Es importante que diga si padece alguna enfermedad importante; si es fumadora; si toma alguna medicación; o si es alérgica a algún medicamento o producto. Nuestro consejo es que debe preguntar todo aquello que dude.

Es importante que comunique al cirujano cuáles son sus expectativas, para que éste pueda explicarle si pueden cumplirse o si hay limitaciones a las mismas. El cirujano le explicará qué resultados pueden obtenerse y qué técnica quirúrgica es la más adecuada para una operación de pecho tuberoso. Le explicará las técnicas y el tipo de anestesia que se empleará, y donde se realizará la cirugía. Asimismo, en la consulta le informaremos sobre el coste de la intervención, la forma de pago y posibilidades de financiación.


AntesDespués
Fotos de antes y después de un caso clínico real

Pecho tuberoso · Cirugía

El Preoperatorio

Aunque la operación de pecho tuberoso es realizada en todo el mundo, no deja de ser una operación quirúrgica. Para un pecho tuberoso es necesario un preoperatorio que el cirujano le indicará en consulta (analíticas, cuidados especiales, así como la lectura y firma del Consentimiento Informado).

La Operación

Actualmente realizamos la operación de pecho tuberoso en el Hospital de Madrid Nisa Pardo de Aravaca, bajo anestesia general. Aunque es una operación de corta duración, es aconsejable realizar el pecho tuberoso en un centro hospitalario que cuente con todas las medidas de seguridad, como disponer de una unidad de cuidados intensivos y siempre bajo el estricto control por el anestesista en el quirófano. Una vez dormida la paciente a la que se realizará el pecho tuberoso, se esteriliza el campo quirúrgico y se procede a la operación. Su cirujano le informará de qué medidas habituales y extraordinarias tiene en cuenta por su seguridad durante la intervención de pecho tuberoso, así como durante el postoperatorio a medio y largo plazo. El cirujano elegirá el producto y los medios técnicos y humanos que considere mejor para sus pacientes. En menos de una hora de tiempo la operación de pecho tuberoso está terminada y, como ya hemos mencionado, los implantes actuales de máxima calidad tienen una duración indefinida, aunque debemos someterlos a controles para asegurar su correcto estado a lo largo de los años. Es muy habitual combinar la cirugía de aumento de pecho con prótesis con la intervención de pecho tuberoso.

El Postoperatorio

El pecho tuberoso precisa analgesia, ya que el postoperatorio es doloroso. Además, la paciente debe guardar cierto reposo de los brazos y no realizar esfuerzos. Con buena analgesia y una baja laboral de pocos días, la paciente que se somete a un pecho tuberoso puede incorporarse a trabajar antes de una semana. Cierto es que no debe realizar esfuerzos con los brazos ya que dichos esfuerzos en las siguientes semanas tras la operación de pecho tuberoso podrían producir dolores, incomodidades o contracturas del músculo pectoral.

Tras la operación de pecho tuberoso la paciente deberá tener reposo de los brazos, con el fin de evitar desplazamiento de los implantes o sangrado. Son habituales la inflamación y el dolor tras la operación de pecho tuberoso, aunque ambas dependen de la técnica utilizada y del factor individual de cada cirujano y tipo de intervención. Una vez concluida la estancia hospitalaria tras el pecho tuberoso, la paciente debe seguir el tratamiento médico aconsejado, recomendándose además dormir boca arriba, mantener un sujetador específico o un vendaje, y no conducir ni hacer esfuerzos en los días siguientes a la operación de pecho tuberoso. Los ejercicios como correr, nadar o levantar pesas son los que la paciente que se ha sometido a un pecho tuberoso más tarda en realizar de nuevo. La incorporación al trabajo o al resto de la vida cotidiana se produce a los pocos días de la operación de pecho tuberoso.

Revisiones

Las revisiones siguientes se realizan en la consulta de FEMM Cirugía y Medicina Estética, donde se revisará el estado de la cicatriz utilizada para la cirugía de pecho tuberoso y se darán distintas recomendaciones para que la paciente se incorpore lo antes posible a su vida habitual. Como garantía de calidad, en FEMM Cirugía y Medicina Estética nos comprometemos a realizar, como mínimo, seis revisiones post-quirúrgicas en el primer año posterior a la operación.

Pecho tuberoso · Prótesis e implantes

Utilizamos un implante o prótesis mamaria que colocaremos en un plano profundo, ya sea debajo del músculo pectoral en la mayoría de los casos o bien bajo la fascia muscular en las circunstancias que así lo requieran. Para introducir el implante haremos una incisión en la zona inferior de la areola, o bien en el surco submamario según cada caso en particular. La prótesis no influye a la hora de dar lactancia materna ni altera las revisiones que el ginecólogo le hace periódicamente. Tampoco hay inconveniente para realizar mamografías, ecografías u otras pruebas diagnósticas que la paciente pudiera necesitar.

Las Prótesis

Además del material del que están hechos los implantes para aumento de pecho, también ha evolucionado y mejorado la seguridad y los controles de calidad a las que las prótesis se someten. En nuestros días el aumento de pecho es una intervención técnicamente sencilla y los materiales utilizados son de la más alta calidad. Para un aumento de pecho podemos utilizar implantes redondos o anatómicos.

Si la paciente quiere un aumento de pecho con resultado más natural elegiremos unos implantes mamarios anatómicos. Si la paciente prefiere que su resultado de aumento de pecho sea más evidente utilizaremos unas prótesis redondas (conseguiremos un escote y un polo superior del pecho más lleno). La técnica de implantación de uno u otro tipo de implante mamario es similar, aunque el aumento de pecho con prótesis anatómicas requiere un bolsillo a medida y un extremo reposo de los brazos en el postoperatorio para evitar que los implantes pudieran rotar, con la consecuente deformidad del pecho. Con cualquiera de los dos tipos de implantes mamarios podemos conseguir un aumento de pecho con resultado natural dependiendo del pecho del que parta la paciente. Será el cirujano el que valore el tipo de implante para cada caso particular, teniendo en cuenta los deseos concretos de cada paciente, pero siempre seleccionando unas prótesis de alta calidad y máxima seguridad.

Evolución de los implantes

Desde que en los años 1950 se comenzaron a hacer los primeros aumentos de pecho mediante prótesis, han sido muchos los avances en cuanto a la técnica, seguridad y calidad de los implantes utilizados. La operación de aumento de pecho es la intervención de cirugía estética más demandada en todo el mundo y es clave que la calidad de las prótesis implantadas sea máxima. El cirujano plástico que realiza el aumento de pecho debe utilizar la mejor prótesis disponible, ya que en eso radica la viabilidad de los implantes a medio y largo plazo.

Para las prótesis de alta calidad no hay una fecha de caducidad concreta, aunque se recomiendan los controles ecográficos periódicos posteriores a la intervención de aumento de pecho con el fin de identificar una incipiente rotura de los implantes. Las prótesis utilizadas en un aumento de pecho están rellenas de distintos materiales, siendo el más usual el gel de silicona. Hay distintas densidades o cohesividad de este gel del que están hechas las prótesis; y la elección del tipo de gel dependerá del resultado que queramos tener tras la operación de aumento de pecho. Con los implantes mamarios de última generación y la aparición de geles de alta cohesividad, los aumentos de pecho son más naturales y la palpación de los implantes es menos notable, ya que se reduce el "efecto rippling".

Pecho tuberoso · Riesgos

Toda cirugía lleva implícito unos inconvenientes y riesgos que hay que conocer y aceptar. Generalmente no se producen grandes complicaciones. Después de la cirugía de pecho tuberoso habrá dolor que es bien controlado con analgésicos. También aparecerán amoratamientos, inflamación y alteraciones de la sensibilidad que serán temporales.

Las cicatrices con el tiempo tenderán a ser poco visibles. Los riesgos son los propios de la anestesia y los derivados de la cirugía, fundamentalmente el sangrado, los hematomas (colecciones sanguíneas), las infecciones, pérdida parcial de la piel, alteraciones duraderas de la sensibilidad del complejo areola-pezón, problemas de cicatrización (ensanchamientos, hipertrofias y queloides), asimetrías de las mamas y de los complejos areola-pezón. No existe riesgo de no poder amamantar en el futuro ya que no se seccionan los conductos que conducen la leche al pezón. Las fumadoras tienen más riesgo de padecer pérdidas de piel y problemas de cicatrización.

Índice de rotura de un implante

Actualmente el índice de rotura de un implante utilizado para un pecho tuberoso es mínimo, aunque por supuesto estas estadísticas de rotura no son iguales para distintos laboratorios farmacéuticos. 

Posible giro del implante

Un detalle técnico del que informamos a las pacientes que nos solicitan un aumento de pecho derivado de una cirugía de pecho tuberoso es la posibilidad de giro de los implantes anatómicos. Estos implantes asimétricos o anatómicos son más voluminosos en la parte inferior del pecho, lo que conlleva un aumento de pecho más natural que con los implantes redondos. Pero es cierto que si se gira un implante anatómico, el pecho aparece alterado en su forma y obliga, si no se recoloca solo, a cambiar las prótesis a redondas (en este caso, si se giran no provocan ninguna alteración en la forma del pecho).

Este giro de los implantes anatómicos se produce en un porcentaje mínimo (2%) de las intervenciones de aumento de pecho y no está en relación con una mala técnica quirúrgica sino en una falta de adherencia de los implantes al tejido que los rodea. La operación de recambio de prótesis de anatómicas a redondas es sencilla y de pronta recuperación, ya que el bolsillo ya quedó hecho en la primera operación de aumento de pecho.

Pecho tuberoso · Garantía FEMM

Las operaciones de pecho tuberoso son realizadas en FEMM Cirugía y Medicina Estética por sus dos cirujanos directores: los doctores Carlos Gullón Cabrero y Ramón Calderón Nájera, ambos miembros de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). El objetivo de estos cualificados profesionales es atender cada necesidad estética de forma personalizada y dar confianza y seguridad a sus pacientes, utilizando desde las técnicas menos invasivas a las operaciones de cirugía estética más sofisticadas.

En sus intervenciones han alcanzado una altísima reputación profesional, siempre en la búsqueda de mejorar la silueta y los contornos de nuestro cuerpo, haciéndonos experimentar realmente una mejoría física y sintiéndonos mucho mejor; haciendo que seamos más felices. Porque en FEMM Cirugía y Medicina Estética realizamos éstas y otras operaciones de la manera más profesional, avanzada y segura.

Seguridad Social/Seguros Médicos

La operación de pecho tuberoso con fines estéticos no está cubierta por la Seguridad Social ni por las compañías de seguros médicos privados, excepto en casos en los que haya malformación o enfermedad asociada. En los restantes casos se considera cirugía estética, y ha de realizarse de forma privada.

Precios y Financiación

Consulte con nuestro equipo los precios de nuestras cirugías de pecho tuberoso y de aumento de pecho, así como de otras cirugías del pecho, así como las posibilidades de financiación.

Pecho tuberoso · Casos clínicos

Para completar esta información acerca del proceso y de los posibles resultados de una intervención de pecho tuberoso le mostramos a continuación una selección de casos clínicos reales realizados por el equipo de FEMM Cirugía y Medicina Estética.

Compartir:

© FEMM Cirugía y Medicina Estética – Registro Sanitario: CS-9538

© PREMIUM MEDICAL S.L. C.I.F.: B-85434447 - Calle Velázquez 22-1º dcha. 28001 Madrid

www.femmcirugiaestetica.com91 575 64 75 - info@femmcirugiaestetica.com - Diseño web: Toma10


PRIVACIDAD | AVISO LEGAL | MAPA WEB | CONTACTO