Seleccionar página

Operación de glúteos

25 Jul, 2019 | Cirugías corporales

Inicio » Blog » Cirugías corporales » Operación de glúteos

¿Alguna vez te has preguntado qué es la gluteoplastia? ¿Quieres saber cuál es el factor clave para el éxito de una operación de glúteos? ¿Existen diferencias estéticas y prácticas entre colocar implantes de glúteos o realizar un aumento con grasa del propio paciente?

En FEMM somos expertos en cirugía estética y realizamos diferentes operaciones de glúteos con prótesis, con grasa autóloga o mixtas combinando ambos procedimientos. En este artículo te explicamos los diferentes métodos para el aumento de glúteos.

¿Qué es la operación de glúteos o gluteoplastia?

Una gluteoplastia es una cirugía que sirve para aumentar los glúteos en hombres y mujeres. Cada vez son más los varones que desean ganar volumen en la zona o hacerse un realzamiento de glúteos y actualmente alrededor del 10% de los pacientes que se someten a una gluteoplastia en FEMM son masculinos.

La operación de culo, como se conoce popularmente, es una de las intervenciones estéticas que más satisfacción genera en los pacientes, especialmente cuando estos desean armonizar su cuerpo porque tienen un glúteo plano o poco proyectado y piden asesoramiento para obtener un volumen acorde a su figura.

Actualmente existen tres métodos para ganar volumen en esta zona: el aumento de glúteos sin prótesis y con grasa propia; el aumento con implantes; y la técnica mixta que combina ambos procedimientos.

¿Cómo se realiza la cirugía de aumento de glúteos?

Al realizar una cirugía para aumentar glúteos los cirujanos buscan regenerar la figura del paciente de manera natural, es decir, mejorar el aspecto del glúteo sin que se note que ha sido operado.

Para conseguir resultados naturales en los culos operados, en FEMM combinamos los dos métodos para el aumento de glúteos más importantes: por una parte colocamos una prótesis de glúteo y por otra aplicamos grasa autóloga mediante lipofilling. Los microinjertos de grasa se inyectan en los rebordes del implante para suavizarlos. La gluteoplastia con grasa propia e implantes, como técnica conjunta, es menos invasiva porque admite prótesis más pequeñas siendo la grasa autóloga la que aporta volumen y equilibrio al resultado final.

La operación estética de glúteos precisa anestesia epidural o general y el paciente permanece en el hospital 24 horas. Los implantes se colocan en el espesor del músculo glúteo mayor (técnica intramuscular) y nunca por encima de él, ya que el resultado sería poco natural. Respecto a la grasa infiltrada con lipofilling, se coloca en un plano superficial para que la prótesis quede situada más profundamente. Como zona donante de grasa en la cirugía para aumentar glúteos pueden elegirse los flancos, los trocánteres o la cara interna de los muslos.

Por qué se realiza

El objetivo del levantamiento de glúteos es la corrección de la ptosis glútea, conocida como “culo caído”. Esa cirugía también sirve para elevar el pliegue glúteo inferior, corregir o aminorar las asimetrías, o mejorar los glúteos cuando son demasiado largos o presentan flacidez.

Así, la gluteoplastia con grasa propia y con prótesis se realiza para:

  • Aumentar el volumen de los glúteos.
  • Levantar glúteos caídos.
  • Corregir pequeñas imperfecciones como “hoyitos” y depresiones.
  • Perfeccionar una distribución poco adecuada de la grasa en esta región anatómica.
  • Subsanar casos de celulitis grave.

¿Quién puede someterse a un aumento de glúteos?

La operación de culo para aumentar su tamaño o reafirmar la zona es ideal para personas que han perdido volumen, sufren flacidez o tienen problemas en la piel por una pérdida de peso temporal o continua. La operación también está aconsejada para personas que tienen el culo un poco plano o que no lo ven con la suficiente redondez y buscan una mejoría de su aspecto.

El aumento de glúteos tiene un precio entre los 8.900€ y los 10.900€, incluyendo el centro hospitalario, los honorarios de anestesia y cirujano, las prendas de presoterapia y el preoperatorio.

Técnicas de cirugía para el aumento de glúteos

Actualmente existen dos métodos para aumento de glúteos: el aumento de glúteos con un implante (que se pone dentro del músculo para evitar complicaciones) y el aumento de glúteos con grasa propia mediante lipofilling. Tal y como hemos comentado anteriormente, ambas técnicas pueden combinarse para obtener mejores resultados.

En el caso del aumento de glúteos con implantes es fundamental que el cirujano tenga experiencia y que seleccione el tipo de prótesis adecuada para cada paciente. Como esta se pone dentro del músculo, es necesario utilizar el plano quirúrgico correcto para evitar resultados no deseados con el paso de los años.

Por otra parte, la gluteoplastia con grasa propia permite una remodelación de toda la espalda del paciente. Así, la técnica permite sacar grasa de la cadera y de la región trocantérea (las conocidas “pistoleras”) y utilizarla para aumentar el volumen del glúteo y mejorar el aspecto de su piel. De esta forma no solo aumentamos la piel, sino que estilizamos la figura y conseguimos una mayor armonía corporal.

Resultados del aumento de glúteos

Los glúteos operados con prótesis tienen un aspecto muy natural, tal y como puedes ver en estas imágenes de casos clínicos reales. A continuación puedes ver más implantes de glúteos:

¿Cómo es el postoperatorio y qué resultados se obtienen?

Durante las dos semanas posteriores a la operación de aumento de glúteos los pacientes no pueden sentarse ni conducir, aunque sí tumbarse boca abajo, boca arriba o estar de pie. Para comer o ir al baño deben sentarse sobre la zona superior de los muslos. El paciente tampoco puede volar en avión en las primeras tres semanas, ya que la herida podría abrirse por el cambio de presión. También se aconseja llevar una faja ortopédica durante tres o cuatro semanas.

La primera revisión debe realizarla el doctor especialista en gluteoplastia cuatro días después de la intervención. En FEMM realizamos hasta seis revisiones el primer año después de la operación. En este tiempo el paciente deberá seguir siempre las recomendaciones del especialista.

Las prótesis para los glúteos están diseñadas para soportar presión al sentarnos o hacer deporte, y requieren seguir un control anual mediante ecografía para descartar roturas. Si el implante se rompe es preciso cambiarlo.

Más del 90% de las prótesis colocadas duran más de 10 años. La grasa del lipofilling es permanente, con una tasa de prendimiento del 70 %. Aun así, en pacientes fumadores o con alteraciones hormonales, esta tasa de permanencia de grasa disminuye hasta un 50% y está sujeta a cambios de peso bruscos.

Si buscas una clínica para aumentar glúteos en Madrid, contacta con nosotros. Serás atendido por los Dres. Ramón Calderón Nájera y Carlos Gullón Cabrero, nuestros cirujanos plásticos especialistas en aumento de glúteos, quienes te explicarán todos los detalles del proceso durante la primera cita diagnóstica en FEMM.

Pide cita en el 91 575 64 75, por WhatsApp o a través de nuestro formulario